top of page
  • Foto del escritorDaniel Ballester

De escobas y regaderas

Esta semana se cumplieron 47 años de la primera ronda de las Madres de Plaza de Mayo en reclamo de sus hijos e hijas desaparecidos por la última dictadura militar. Aunque nosotros preferimos decirles "marchas" porque "marchar es ir hacia un objetivo", como nos enseñaba Hebe. "Las locas de la plaza", como se las llamó despectivamente, también fueron tildadas de "brujas". En este texto, Daniel Ballester, conductor y productor en la radio de las Madres de Plaza de Mayo, retoma esta idea, la convierte en material para ejercitar la memoria. Y nos regala una carta que le escribió la propia Hebe de Bonafini en la que reflexiona al respecto.


por Daniel Ballester





"Dejo registrado que si vuelve la Edad Media yo estoy del lado de las brujas"

Clarice Lispector



En el verano de 2014, mientras pesquisaba cosas sueltas en la Biblioteca Pública de Florianópolis, di con un documento del siglo XVI que decía: "El vulgo cree, y las brujas confiesan, que en ciertos días y noches untan un palo y lo montan para llegar a un lugar determinado, o bien se untan ellas mismas bajo los brazos, y en otros lugares donde crece vello, y a veces llevan amuletos entre el cabello".


El papel estaba oculto dentro de un libro sobre hechicería, tema cotidiano en la isla. Al manipularlo encontré otro papel suelto, más arrugado que el anterior, con este poema manuscrito en tinta china:


"Hagamos como las brujas, un hechizo venturoso

Donde manos pinten párpados, uñas, cejas y pelos de rojo ámbar.

La fuerza de los conjuros se licuará como viento.

Hagamos polvos mágicos con maní tostado

El sol entibia su hambre de luna enamorada.

Gota a gota la noche inyecta en las venas del tiempo una oración de sangre

Seamos la sustancia de aquello que la magia puede urdir.

Seamos como las brujas."


Copié el texto e inmediatamente me puse a escribir una carta para Hebe, a ella le interesaban mucho estos temas. Incluso siempre contaba que alguna Madre había sugerido, aquel sábado 30 de abril de 1977, encontrarse los viernes, "porque los sábados no hay nadie en la plaza", pero rápidamente la idea fue descartada, "es día de brujas, mejor los jueves".


La carta llegó a La Plata 15 días después y la respuesta de Hebe a Florianópolis, el 4 de mayo de 2014:


"Daniel, gracias por tu carta. A nosotras nos conocen como locas pero también nos han dicho brujas, muchas veces.


Había una vez, hace muchos muchos años, en un barrio muy chiquito en Ensenada, una niña que escuchaba a Nini Marshall, esa gran mujer que tenía una voz maravillosa y hacía personajes. A uno de esos personajes lo llamaban La niñita regadera, porque era una nena que hablaba todo el tiempo. Yo tenía una tía que se llamaba Clarita, que me puso el mismo nombre, porque a mí me encantaba hablar. Yo agarraba una escoba y hablaba, un cepillo y hablaba, un muñeco y hablaba, entonces me decían La niñita regadera. Creo que ahí nacieron mis sueños por la radio, sueños que nunca dejé al costado, que nunca abandoné. Soñaba con la comunicación sin pensar que alguna vez esa comunicación, de un lado se convertiría en mi enemiga y de otro, en una gran necesidad.


Espero que cuando regreses, retomes tu programa en la 530.


Te adjunto la foto de un libro que te está esperando.


Voy a entrar la escoba porque está por llover


Hebe".




 

DANIEL BALLESTER


Vive en Palermo.

En 1977 desertó del ejército y se fue a Brasil, donde vivió hasta 1990. Allí publicó Nada tan pesado como el mar por la Editora Noa Noa, poemas ilustrados por Sergio Bonson y Nalpas, un trabajo sobre Antonín Artaud, con monotipia de Jayro Schmidt. Y, en Buenos Aires, El otro mar (2015) por Ediciones Ciccus. Desde el 2006, trabaja para la radio de las Madres de Plaza de Mayo (AM 530), donde actualmente produce y conduce El sonido y la furia, los domingos y lunes de 01 a 04 hs.

32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page